Creyentes en Yeshua en el Primer Siglo

 

El apostol Pablo iba a las sinagogas a compartir las Buenas Nuevas del Mesías (Hechos 9:20, 13:5) y el mismo nos exhorta a compartir las Buenas Nuevas al judío primero (Romanos 1:16). Y aunque muchas personas piensan que es muy dificil que una persona judía acepte a Yeshua, no lo és, de hecho fueron muchos judíos los que creyeron en Yeshua en el primer siglo:

  • Hechos 2:41: en Pentecostés 3000 aceptaron a Yeshua.
  • Hechos 2:47: cada día crecía el número de creyentes.
  • Hechos 4:4: 5000 personas creyeron.
  • Hechos 6:7: sacerdotes creyeron.
  • Hechos 9:31: seguía creciendo el número.
  • Hechos 11:19-21: gran número de judíos creyeron.
  • Hechos 15:5: Fariseos creyeron.
  • Hechos 21:20: miles de judíos creyeron.

 

Hoy en día en estos últimos tiempos también habrá muchas personas del pueblo judío que aceptarán a Yeshua como su Salvador, porque la Escritura no miente y ella es la que afirma: “Todo Israel será salvo” (Romanos 11:25-26).

                                         Pero,   ¿Cómo creerán en aquél de quien no han oído?

                                                     ¿Y como oirán si no hay quien les predique?

                                            ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito:

                                  “Que hermoso es recibir al mensajero que trae buenas nuevas!

                                                                       Romanos 10:14-15

Tal vez ustedes pensarán, “Los judíos ya han escuchado de Yeshua pero no quieren creer.” Pero yo les pregunto, ¿Podemos culpar a tantos judíos que se han resistido al Mesías, cuando la mayoría de sus seguidores aparecían como antisemitas? Y es que desde el siglo Segundo, muchos dirigentes de la iglesia son culpables de acciones y comentarios antisemitas. La práctica y teología antisemita en la historia de la iglesia han proporcionado las bases para que los gobernantes justificaran su descriminación y homicidio al pueblo judío. Todo esto fue perpetuado por personas que se decían ser seguidores del Mesías.

La mayoría de judíos han experimentado directamente alguna clase de antisemitismo durante su vida. Como resultado, resulta dificil a los judíos distinguir entre los cristianos reales y al Yeshua real del falso antisemita Jesús predicado por algunos llamados cristianos. Y es que se han hecho cosas espantosas al pueblo judío en el nombre de Jesús por la Iglesia Cristiana Histórica. Cuando la Iglesia y el Imperio Romano se unieron como por el siglo 400 d.C., los judíos fueron reducidos de ser cuidadanos romanos a ser emigrantes apenas tolerados. Se les prohibió casarse con cristianos. Severas sanciones económicas y sociales fueron hechas progresivamente contra los judíos dentro de la colaboración Iglesia-Estado que continuaría por 1500 años más.

Los creyentes judíos fueron obligados a rechazar todas las practicas judías. La siguiente declaración ha sido tomada de la Iglesia de Constantinopla, la cual los judíos tenían que afirmar si querían unirse a la Comunidad del Mesías Judío: “Renuncio a todas las costumbres, ritos, legalismos, pan sin levadura y sacrificios de los hebreos, y todas las otras fiestas de los hebreos, oraciones, purificaciones, propiciaciones y ayunos, nuevas lunas, Shabats, supersticiones, himnos y cánticos, observancias y sinagogas, el alimento y la bebida de los hebreos, en una palabra, Yo renuncio absolutamente a todo lo que sea judío, toda ley, todo rito y costumbre…..” Todo esto llevo a las Cruzadas, La Inquisición, los Pogromos y por último el holocausto. Por eso es que nuevamente pregunto ¿Podemos culpar a los judíos por no creer en el Mesías?

Estas personas parece que no entendieron las Escrituras. El pueblo judío es el Pueblo Elegido de Dios. Esta relación es eterna e incondicional. Aunque el nos disciplina como un buen padre, El nunca desechará a su pueblo:

 

                            “Porque para el Señor tu Dios tú eres un pueblo santo;

                                 él te eligió para que fueras su posesión exclusiva

                                           entre todos los pueblos de la tierra.”

                                                               Deuteronomio 7:6

 

                              Asi dice el Señor, cuyo nombre es el Señor Todopoderoso,

                                   quien estableció el sol para alumbrar el día, y la luna y

                                    las estrellas para alumbrar la noche,

                                           y agita el mar para que rujan sus olas:

                             “Si alguna vez fallaran estas leyes –afirma el Señor-

          entonces la descendencia de Israel ya nunca más sería mi nación especial.”

                                                              Asi dice el Señor:

                                         Si se pudieran medir los cielos en lo alto,

                                    y en lo bajo explorer los cimientos de la tierra,   

                                 entonces yo rechazaría a la descendencia de Israel

                                      por todo lo que han hecho –afirma el Señor.

                                                               Jeremías 31:35-37

                                            Porque así dice el Señor Todopoderoso….

                           “La nación que toca a mi pueblo, me toca la niña de los ojos”

                                                               Zacarías 2:8

                                  “¡Consuelen, consuelen a mi pueblo! –dice su Dios-

                    Hablen con cariño a Jerusalén, y anúncienle que ya ha cumplido

                           su tiempo de servicio, que ya ha pagado por su iniquidad,

            que ya ha recibido de la mano del Señor el doble por todos sus pecados.”

                                                               Isaías 40:1-2

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by