Parashah#38 Koraj
Torah: Números 16:1-18:32
Haftaráh: 1 Samuel 11:14-12:22
Brit Jadashah: Romanos 13:1-7

En nuestra parashat pasada vimos como los mismos líderes y cabezas del pueblo de Israel fueron los causantes de que el pueblo se quedara 40 años en el desierto, por no creer que El Eterno les podía entregar la tierra. En esta parashat continua la rebelión pero en este caso, no directamente contra El Eterno sino contra los mismo líderes que El Eterno había escogido, es decir Mosheh y Aarón. En esta Parasháh encontramos 4 rebeliones:


1) Los Levitas en contra de Aarón
2) Datán y Abirán en contra de Mosheh
3) Los jefes de las Tribus en contra de Aarón
4) Toda la comunidad en contra de Mosheh
(2 historias en 1).


También vemos que hay 3 castigos:
- La tierra se los tragó
- Fueron quemados
- Plaga

Por supuesto el gran instigador de la rebelión fue el primo hermano de Moisheh y Aarón, el Levita Koraj: Números 16

La parasha empieza diciendo vayikaj Koraj (tomo Koraj), vemos que la Torah usa un juego de palabras y también vemos que siempre que hay una rebelión existe un instigador, que tiene que convencer a otros para iniciar su rebelión. En este caso vemos que Koraj no solo hace dudar del liderazgo de Mosheh y Aaron sino que les mete en la cabeza a los demás que ellos también son Kadosh (santos) y que El Eterno también estaba en medio de ellos: Números 16:3

Pero cuando vamos a las palabras hebreas nos muestra exactamente que está sucediendo. En el hebreo encontramos la siguiente palabra:
Pasha (Str#6586) rebelar: 1 Reyes 12:19

Sin embargo en nuestra parashah no está esa palabra, sino encontramos la palabra:
Kum (Str#6965) levantarse, establecer: Gen 4:8; 13:17; 17:7

Como vemos la palabra levantarse también quiere decir establecer. Claramente vemos que Koraj y los hijos de Rubén querían establecerse en una posición que no les correspondía. Mosheh acusa a Koraj de querer el Sacerdocio, pero él ya era Levita, él quería ser Kohen Hagadol. Y Rubén quería revertir la orden del Eterno: Números 3:12

Ese incidente tiene una enseñanza más profunda de lo que vemos leyendo literalmente, a mi parecer tiene una enseñanza en “remez.” Como vemos no está la palabra rebelión, sino la Torah simplemente nos dice que Koraj tomo hombres de la tribu de Rubén. Pero luego en el siguiente verso se nos dice que se levantaron contra Mosheh gentes de las tribus de Israel, pero no cualquier tipo de gente sino la misma palabra hebrea nos deja ver de quien se trataba: Num 16:2b; Génesis 6:4

Claramente vemos que este “levantamiento” de estos líderes la Torah lo está comparando con los “ángeles caídos.” Pero sobre todo el acto de tomar lo que no era para ellos:

Judas 6

Lo más grave es que no querían más el liderazgo de Mosheh y Aaron, porque todos ellos se creían santos y encima los estaban acusando de elevarse sobre la Kehilah de Yahweh. ¿Cuál fue la causa de este levantamiento? Los celos y la envidia.

La envidia no tiene parámetros y tristemente a veces la enemistad se suscita dentro de la misma familia, al igual que Caín y Abel. La envidia es un celo mortal que produce instintos malvados en el hombre y es por eso que encontramos muchas advertencias en las Escrituras: Sal 37:1; 73:3-6; 106:16-17; Mat 27:18

Pero al hacerlo, no se están revelando en contra de Mosheh y Aarón, sino en contra del mismo Eterno, que fue quien había escogido a Mosheh y Aaron: Números 26:9

Por esta razón se encontraron luchando contra el mismo Elohim y todo por el orgullo de creerse no solo santos, sino superior al Eterno, porque están luchando en contra del decreto del Eterno, en otras palabras están sobre-poniéndose sobre las Palabras del Eterno. Y esta fue su gran iniquidad, porque hay del hombre que debate por lo salido de la Boca de Yahweh y se niega a someterse a su Palabra: Romanos 9:20; Sal 107:11

Pero también vemos algo más, los celos y envidia que tenía Koraj por Aarón y Mosheh los cegaron: Números 16:4-10

¿Se olvidaron lo que les paso a los hijos de Aarón? ¿Cómo murió Korach?


Lo que pasa es que en esta historia hay dos historias que fueron entrelazadas perfectamente, pero al leerlas separadas lo vemos con más claridad:

Números 16:1 (hasta Levi), 2-11, 16-24, 26-27 (hasta Koraj), 32 (segunda parte), 35.

¡Koraj y los 250 del incienso murieron igual que los hijos de Aaron!

El Eterno vindico a sus siervos: Números 17; Isaías 63:1-6

¡Shabbat Shalom!
Morah Mariela Perez-Rosas

 

 

 

 

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by