Parasháh #51   Nitzavim “Estáis de pie” 

Toráh: Deuteronomio 29:10 (9) – 30:20

Haftaráh: Isaias 61:10 – 63:9

Brit Jadasháh: Romanos 10:1-2

 

Según los rabinos dicen que fue Esdras quien organizo las porciones de tal manera que las primeras maldiciones de la Toráh (Lev 26) fueran leídas antes de Shavuot y las maldiciones de Devarim (Deut 28) antes de Rosh Hashanah, para que el año termine con las maldiciones ¿Por qué? Para que el pueblo recuerde las consecuencias por desobedecer la Toráh y busquen al Eterno y se puedan cumplir sus promesas de restauración.

 

Deuteronomio 29:10-15

Este pasaje nos muestra la última renovación del Pacto, pero no solamente con los que estaban allí presentes (israelitas y extranjeros) sino es un Pacto que incluiría a  la descendencia venidera, es decir nosotros: Juan 17:20-21

 

Deuteronomio 30:1-10

Este pasaje es muy profético. Las últimas palabras del profeta de los profetas es advertirle al pueblo todas las maldiciones que les vendrá sino cumplen las palabras del pacto. Nosotros sabemos por la historia todas las desgracias que tuvieron que atravesar el pueblo judío. Pero al mismo tiempo vemos que también hay promesa de bendición y sobre todo la promesa del exilio y el retorno, algo que sorprendió a muchos e incluso sacudió la teología cristiana, porque cuando todos pensaban o mejor dicho creían en la teología del reemplazo, es decir que la iglesia había reemplazado al pueblo de Israel, Israel renació de las cenizas del holocausto y está plantada nuevamente en su tierra, tierra que le diera El Eterno a Abraham y a su descendencia y nada ni nadie los podrá sacar de allí. El mensaje de esta pasaje es el arrepentimiento, que esta mencionado 3  veces: Deuteronomio 30:2, 8, 10.

 

La palabra hebrea es shuv que significa regresar, es decir arrepentirse no es simplemente pedir perdón, sino regresar, ya que cuando nos arrepentimos es porque nos damos cuenta que hemos pecado, es decir trasgredido su Torah, que es lumbrera a nuestros caminos, es decir nos desviamos pero ahora tenemos que regresar a sus caminos “ese es el verdadero arrepentimiento.”

bwv  Shuv (Str#7725) Gen 3:19; 15:16; 18:14; 1 Rey 8:47; Mal 3:7

 

Pero las Escrituras nos muestran que para poder hacer ese retorno, tenemos que haber sido circuncidados de corazón, ¿Y qué significa?

 

Circuncisión del corazón: Deut 30:6; Jer 4:4-5; Col 2:11

Incircuncisos: Gen 17:14; Ex 12:48;  Jer 9:26; Ezequiel 44:7-9

 

Estos pasajes nos demuestran claramente la importancia de la circuncisión. El gran problema que tuvieron los creyentes en el Mesías fue sobre la circuncisión. Primero que nada debemos entender que un incircunciso ante los ojos del judaísmo del primer siglo era un sinónimo de hijo del infierno, en otras palabras todos los incircuncisos se iban a ir al infierno. Esta idea viene de las palabras del profeta Ezequiel, que figurativamente habla de satanas y que estará en el fondo de la tierra con los incircuncisos: Ezequiel 28:1-19; 31:7-9, 16-18; 32:19-21.

 

Esto también es un grave problema el día de hoy dentro de los mesiánicos. Ellos afirman que todos los creyentes de las naciones al venir al mesías y ser parte del pueblo de Israel, tienen que hacerse la circuncisión. Sin embargo aunque nosotros entendemos que somos parte de la nación de Israel, El Eterno  mismo a través de su Espíritu demostró que los gentiles que venían a la fe no tenían que circuncidarse (cuando vino el Espíritu sobre Cornelio quien no estaba circuncidado y de eso se trata el pasaje de Hechos 10). Eso no significa que el Pacto de la circuncisión este anulado, de ninguna manera ya que nadie puede anular un Pacto establecido por El Eterno, pero no es un requisito necesario para ser salvo: Hechos 15:1-12; Rom 2:25-29; 1 Cor 17-20; Gal 5:6, 11; 6:11-17

 

 

Shabbat Shalom!

Morah Mariela Perez-Rosas

 

 

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by