Shavuot y la Torá

 

El dia 6 de Siván en el calendario Hebreo se celebra la Fiesta de Shavuot (Semanas o Pentecostés). Esta fiesta era una de las ~ylgr vwlv Shalosh regalim (tres fiestas de peregrinaje)  en que todo varón debía presentarse en el Templo en Jerusalén, ver Devarim (Deuteronomio) 16:16.

 

Esta fiesta está relacionada con la fiesta de Pesaj (Pascua) ya que había que contar siete semanas, es decir 49 días, desde el día siguiente al dia de reposo (Shabbat) de la Pascua osea el 16 de Nisán y  el día 50 del conteo, que se le conoce como la cuenta del omer, se celebraba la Fiesta de Shavuot, ver Vayikra (Levítico) 23:15-21.

 

¿Qué es lo que había que celebrar en Shavuot? Pues en Shavuot se celebra el día en que le fue entregada la Torá al pueblo de Israel. Pero antes de la entrega de la Torá el  Señor les dijo:

 

“Ustedes son testigos de lo que hice con Egipto

y de que los he traído hacia mí como sobre alas de águila.

Si ahora ustedes me son del todo obedientes,

y cumplen mi pacto,

serán mi propiedad exclusiva entre todas las naciones.

Aunque toda la tierra me pertenece, ustedes serán para mí

un reino de sacerdotes y una nación santa.”

Shemot (Exodo) 19:4-6

 

Y es por eso que en la mentalidad Hebrea el haber recibido la Torá es el regalo más grande que Dios le dió al pueblo de Israel. El haber recibido “La Palabra de Dios” es haber obtenido el favor o la gracia de Dios, porque el Señor los había escogido para revelarse ante ellos y confiarles su Palabra.

 

¿Qué es lo que significa Torá? Torá viene de la raiz hebrea “yará” que significa “lanzar una flecha” con la intención de “dirigir el camino,” es decir “instruir.” Por lo que “torá” significa: dirección, instrucción, enseñanza, ley de Dios para su pueblo.

 

Tristemente la palabra “ley” se ha convertido en algo negativo y hasta se le considera anulada, por pasajes que han sido mal interpretados en el  B’rit Hadashá (Nuevo Pacto). Sin embargo, en las Escrituras encontramos que cada vez que se habla de la ley de Dios es algo positivo. Veamos algunos pasajes:

 

“La ley (Torá) del Señor es perfecta, infunde nuevo aliento.

El mandato del Señor es digno de confianza: da sabiduría al sencillo.

Los preceptos del Señor son rectos: traen alegría al corazón.

El mandamiento del Señor es claro: da luz a los ojos.”

Tehilim (Salmos) 19:7-8

 

“Dichosos los que van por caminos perfectos,

los que andan conforme a la ley (torá) del Señor.

Dichosos los que guardan sus estatutos

y de todo corazón le buscan.

Jamás hacen nada malo, sino que siguen los caminos de Dios.

Tu has establecido tus preceptos,

para que se cumplan fielmente.

¡Cuanto deseo afirmar mis caminos para cumplir tus decretos!

No tendré que pasar verguenzas cuando

 considere todos tus mandamientos.”

Tehilim (Salmos) 119:1-6

 

La palabra de Dios en las Escrituras se le conoce como miel, luz, vida, camino, justicia, verdad, etc. La ley del Señor fue dada para una vida de bendición:

 

“Hoy te doy a elegir entra la vida y la muerte,

 entre el bien y el mal.

Hoy te ordeno que ames al Señor tu Dios,

 que andes en sus caminos

y que cumplas sus mandamientos, preceptos y leyes.

Así vivirás y te multiplicarás y el Señor tu Dios

te bendecirá en la tierra de la que vas a tomar posesión.”

Devarim (Deuteronomio) 30:15-16

 

¿Por qué es que se piensa que ahora el estar bajo la gracia ya no hay que obedecer la ley? ¿Es que acaso, ahora por que estamos bajo la gracia podemos, robar, mentir, matar, y desobedecer toda la ley de Dios? ¡De ninguna manera! Analizemos los pasajes:

 

“De hecho, Cristo es el fin de la ley,

para que todo el que cree reciba la justicia.”

Romanos 10:4

 

La palabra “fin” es traducida de la palabra griega “telos” y esta palabra es usada tanto para fin  como tambien para propósito. Es decir que el propósito de la ley era llevarnos al Mesías para ser justificados a traves de nuestra fe en él.

 

“Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes,

porque no están bajo la ley sino bajo la gracia.”

Romanos 6:14

 

Si leemos desde el principio del capítulo 6 veremos que Pablo esta hablando de que nuestra naturaleza pecadora fue sepultada al haber aceptado al Mesías. Es decir nuestra naturaleza pecaminosa es sepultada para dar inicio a una nueva vida, donde el pecado no tiene poder sobre nosotros. Por eso es que más adelante Pablo dice:

 

“La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios,

pues no se somete a la ley (torá) de Dios

 ni es capaz de hacerlo.”

Romanos 8:7

 

“De manera que la ley (torá) a la verdad es santa,

y el mandamiento santo, justo y bueno.”

Romanos 7:12

 

Debemos entender que el propósito de la ley es llevarnos a una vida apartada para Dios, no fue dada para salvación, ya que el Señor sabe que no hay hombre capaz de guardar toda la ley de Dios; y es por eso que en las leyes del Antiguo Pacto se dió las leyes de los sacrificios, lo que cambia en el Nuevo Pacto es la sangre preciosa de nuestro Mesías Yeshua, ofrecida una vez y para siempre.

 

Moisés tomó la sangre, roció al pueblo con ella y dijo:

“Esta es la sangre del pacto que,

 con base a estas palabras (Torá),

el Señor ha hecho con ustedes.”

Shemot (Exodo) 24:8

 

De la misma manera tomó la copa después de la cena

 (la tercera copa, la de la redención en el Seder de la Pascua)

 y dijo:

“Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre,

que es derramada por ustedes.”

Lucas 21:20

 

No es casualidad entonces que en el Nuevo Pacto en la fiesta de Shavuot, viniera el Ruaj ha kodesh (el Espíritu Santo) sobre los creyentes. En la misma fecha que fue dada la Torá vino el dón del Espíritu Santo que nos ayuda a poder obedecer la Torá de Dios, como nos lo prometió nuestro Mesías en Yohanan (Juán) 14:15-27. El Espíritu Santo que nos ayuda a no pecar contra el Señor. ¿Y qué és pecado?

 

“Todo el que comete pecado quebranta la ley (torá);

de hecho, el pecado es transgresión de la ley (torá).

1 Yohanan (Juán) 3:4

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by