Parashá #26 Shemini “Octavo”

Toráh: Levíticos  9:1 – 11:47

Haftaráh: 2 Samuel 6:1 – 7:17

Brit Jadasháh: Hebreos 8:1-6

 

La Parasháh empieza mencionando el octavo día, pero ¿Cuál octavo día? Los rabinos entienden que se trata del octavo día del primer mes. Increíblemente este año estamos leyendo esta Parasháh en el octavo día de Pesaj, ¿será que este año tendrá alguna importancia? Ya veremos. Volviendo a la parasháh, los rabinos deducen que es el octavo día del primer mes por el pasaje en Ex 40:17.

 

Si analizamos el pasaje de Ex 40:34-35, podemos ver que después que el Tabernáculo fue erigido, la presencia de Yahweh cubrió la tienda, pero si hacemos la comparación con la parasháh vamos a encontrar algo diferente: Lev 9:2-6, 22-24. La diferencia es que mientras que en Shemot no vemos ninguna ceremonia, ni sacrificios necesarios para que viniera la presencia del Eterno, en nuestra parasháh, fue necesaria la ordenación de Aarón, los sacrificios y luego vino la presencia del Eterno.  De hecho vemos que también  la presencia del Eterno es diferente en los dos casos:

 

Entonces una nube cubrió el Tabernáculo de reunión

 y la gloria (Kavod) de Yahweh llenó el Tabernáculo.

Éxodo 40:34

 

Luego entraron Moisés y Aarón en el Tabernáculo de reunión. Cuando salieron, bendijeron al pueblo y

la gloria (Kavod) de Yahweh se manifestó a todo el pueblo.

Salió fuego de la presencia de Yahweh y consumió el holocausto

con las grasas que estaban sobre el altar.

Al ver esto, todos los del pueblo alabaron

y se postraron sobre sus rostros.

Levíticos 9:23-24

 

Como vemos, en los dos casos dice que apareció la Gloria de Yahweh, pero vemos dos manifestaciones Divinas del Eterno, una la nube y otra el fuego. La nube simboliza acercamiento e intimidad, porque la Toráh nos dice que cuando la nube aparecía Moshéh entraba a hablar con El Eterno (Ex 33:9).

Mientras que el fuego simboliza aceptación, ya que solo a través de los sacrificios podrían acercarse al Eterno. Pero como hemos visto el fuego representa “revelación Divina.” También hay una diferencia entre el pasaje de Shemot y en el de la parasháh. En Shemot se trata de Moshéh, mientras que en esta parasháh se trata de Aarón, en otras palabras la inauguración del sacerdocio Levita y vemos que el sacrificio que inaugura el sacerdocio fue encendido por el  Eterno (Lev 9:24).

 

Pero también encontramos algo más que la Toráh nos quiere trasmitir y es el hecho de mencionar el “octavo día.” No podemos negar que los números tienen gran importancia en las Escrituras ya que tienen una simbología al igual que las letras del alfabeto hebreo. El número ocho representa:

 

  • Pacto de la circuncisión: Gen 17:12
  • Apto para sacrificio: Ex 22:30; Lev 22:27
  • Purificación de impurezas:  Lev 14:2, 23; 15:13-14; 15:28-29

 

Pero también como el octavo día sigue al sétimo día, se le conoce como “el Día Después.” El número ocho está representado por la letra Jet x considerada como el símbolo de la Trascendencia, Gracia Divina y Vida, de hecho algunas de estas palabras empiezan con la letra Jet, como: Jen (Gracia), Jesed (Misericordia), Jay (Vida), Jata (Pecado).

 

Pero como dijimos que el ocho también tiene que ver con trascendencia, es decir lo que está más allá, consecuencias, etc., también lo encontramos en el Pacto Renovado: Luc 9:27-29; Juan 20:24-29; 1 Pedro 3:18-20

 

El ocho en otras palabras nos habla del mundo por venir. Siendo que sigue al Séptimo, es decir al Shabbat, el octavo conocido como “el Día Después” representa “el milenio.” Ahora, si son exactamente mil años después o el mismo día no los sabemos, ya que en la mentalidad hebraica son considerados como el mismo: Apoc 17:9-11.

 

¡Shabbat Shalom!

Morah Mariela Perez-Rosas

 

 

 

 

 

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by