Parashá#48 Shoftim “Jueces”
Toráh: Deuteronomio 16:18 – 21:9
Haftaráh: Isaías 51:12 - 52:12
Brit Jadasháh: Juan 1:19-27; Hechos 3:22-23

Resumen de la Parashá:
  -  Jueces y Oficiales en las entradas: 16:18-20
  -  Advertencia contra la idolatría: 16:21- 17:13
  -  El rey y la Toráh: 17:14-20
  -  Ofrendas para los Levitas: 18:1-8
  -  Promesa del Profeta: 18:17-19
  -  Falsos profetas: 18:20-22
  -  Ciudades de Refugio: 19
  -  Testigos: 19:15
  -  Normas de Guerra: 20
  -  Varios preceptos 21:1-9

Esta porción está dedicada casi en su totalidad al tema de justicia, nos habla de la necesidad de que los pueblos tengan jueces y líderes justos que puedan hacer cumplir las leyes con justicia y equidad: juez, sacerdote, rey y profeta.

 

Jueces y oficiales pondrás en todas tus ciudades (entradas)
que Yahweh tu Elohim te dará en tus tribus,
los cuales juzgarán al pueblo con justo juicio.
Deuteronomio 16:18

 

Como vemos el mandato era de poner los jueces y los oficiales en las entradas de las ciudades, allí es donde juzgaban al pueblo:
r[v Shaar (Str#8179) entrada: Gen 19:1; 38:14; Rut 4:1-4; 2 Sam 19:8; 1 Rey 22:10; Prov 1:21; 8:3

Había tres tipos de tribunales en Israel, con 3 jueces, 23 jueces y 71 jueces. Las ciudades con menos de 120 habitantes tenían un tribunal (Beit Din) de tres jueces. Las ciudades con más de 120 habitantes tenían un Beit Din de 23 jueces, llamado “Pequeño Sanedrín.” Las cortes de tres jueces sólo podían dictar sentencias sobre asuntos monetarios. Para dar una sentencia de vida o muerte hacía falta un tribunal de 23 jueces. En Yerushalayim había tres tribunales, dos de 23 jueces y uno de 71, en el cual el sumo sacerdote era el líder principal. Este último fue llamado el “Gran Sanedrín.”

Los hombres del gran sanedrín se reunían en un lugar designado para ellos en el templo: Luc 22:66-71; Hechos 4:1-3; 5:17-21; 23:1-10

En el Hebreo encontramos varias palabras diferentes que están relacionadas, ya que en la mentalidad Hebraica la idea de gobernar y juzgar están íntimamente conectadas:

“…. juzgarán al pueblo con justo juicio.”
     jPvm-qdc Mishpat Tzedek

No puedo yo hacer nada por mí mismo;
según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo,
porque no busco mi voluntad,
sino la voluntad del que me envió, la del Padre.
Juan 5:30

Que si confesares con tu boca que Yeshua es Adonai,
y creyeres en tu corazón que Elohim le
levantó de los muertos, serás salvo.
Porque con el corazón se cree para justicia,
pero con la boca se confiesa para salvación.
Romanos 10:9-10

¿Qué significa creer para justicia? Aquí está el problema, la iglesia cristiana no ha entendido lo que significa justicia y menos lo que es una persona justa. Debemos entender que estos conceptos solo pueden estar medidos con las Escrituras. En otras palabras, no se trata de lo que yo considero justo, si no de lo que El Eterno considera un justo y es aquel hombre o mujer que guarda la Toráh del Eterno, es decir sus leyes, mandamientos, preceptos, estatutos, juicios y testimonios:

Ambos eran justos delante de Elohim,
(porque) y andaban irreprensibles en todos los mandamientos
y ordenanzas del Señor….

E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías,

para hacer volver los corazones de los padres a los hijos,
y de los rebeldes (desobedientes)
a la prudencia (obediencia) de los justos,
para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.
Lucas 1:6, 17

 

Shabbat Shalom!
Morah Mariela Perez-Rosas

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by