Parashá #8 – Vayishlaj

Toráh: Génesis  32:3 – 36:43

Haftaráh: Abdias 1:1-21

Brit Jadashah: Hebreos 11:11-20; Mateo 26:36-45

 

Resumen de la Parasháh:

  • Lucha de Jacob con el ángel y su cambio de nombre
  • Encuentro de Jacob y Esaú
  • Violación de Dina
  • Muerte de Raquel
  • Descendencia de Esaú

 

La parasháh empieza con la preparación de Jacob para el encuentro con su hermano. Nos dice que Jacob envió mensajeros (malajim). En este pasaje nos  podemos dar cuenta que la palabra ángel (malaj)   significa mensajero porque ha sido usado también para hombres. En algunos comentarios rabínicos encontramos que ellos piensan que Jacob envió ángeles y no hombres, porque si notamos en los versos anteriores, vemos que él se topa con un campamento de ángeles (32:1-2).

 

Vemos que Jacob tiene temor y su reacción traería consecuencias proféticas, el separar su casa en dos campamentos, algo que hasta el día de hoy continua, la división entre la Casa de Israel (Efraím) y la Casa de Judáh. Algo que debemos notar es que la intención de Jacob en principio fue separar su familia en dos campamentos, aunque luego de su encuentro o lucha con el ángel, no separa en dos el campamento, sino pone unos primeros y otros atrás (33:1-2).

 

En esta porción de la Escritura se nos relata el encuentro de Jacob con un hombre (no dice ángel), su lucha, el cambio de  nombre y la bendición. Lo primero que debemos notar es que esta es la segunda vez en las Escrituras que se refiere a un ángel como hombre: Gen 18:2; Josué 5:13-15.

 

Uno de los personajes más misteriosos en las Escrituras es El Ángel de Yahweh, Malaj Yahweh. Este ángel se le ve  actuando con atributos que le corresponden solamente a Dios, es decir se le ve hablando como Yahweh, hace promesas, perdona los pecados, conforta, acepta adoración, actúa como juez y vengador de Israel y hasta se hace llamar  “Yo soy”:   Gén 16:10, 13; 22:10, 12; Ex 3:2, 6; Juec 2:1; 13:20-22

 

En este pasaje  vemos que el mismo Jacob reconoce haber visto al Eterno y llama aquel lugar Peniel (32:30). Este relato de la lucha de Jacob con este ángel, ocasionó dos pensamientos entre los sabios de la Toráh,  que tienen una relación directa con el entendimiento del Mesías. El Targum Onkelos (Traducción en Arameo de la Toráh) declara que Jacob realmente vio al “Ángel del Señor.” ¿Pero quién es el Ángel del Señor y quién es Peniel? Ellos lo relacionan con el pasaje de Isaías 63:9. Los rabinos dicen que este “Ángel de su Presencia” es “El Ángel del Pacto  y el Príncipe de su Rostro.”  En el Hebreo la frase es Sar Ha Panim, literalmente “El Príncipe del Rostro.” El rabino David Qimhi en el comentario del pasaje de Malaquías 3:1  “De pronto vendrá a su Templo el Señor,” dice que “Este Señor es el Rey Mesías y él es El Señor del Pacto.”

 

Viendo todo esto, podemos decir claramente que Yeshua nuestro Mesías:

 

  • Es una forma de la manifestación de Elohim
  • El se sienta en el trono de Elohim
  • El Nombre de Elohim está en El
  • En Yeshua, vemos el Rostro de Elohim

 

No en vano Yeshua dijo:

“El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.”

Juán 14:9

¡Baruj HaShem! ¡Bendito sea su Nombre!

 

¡Shabbat Shalom!

Morah: Mariela Perez-Rosas

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by