10 de Kislev, 5780

"Mi nombre es Yeshua" Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:21)

Diciembre 8, 2019

Balak בָּלָקjulio 18, 2019 | Regresar a Parashot


Torah: Números 22:1 – 25:9
Haftaráh: Miqueas 5:6-6:8
Brit Jadashah: Romanos 11:25-32

Como aprendimos en nuestra parashah pasada, Israel se encuentra la final de su travesía por el desierto en el año cuarenta. Pero sobre todo, su última parada. Esto es un momento crucial en la historia de Am Yisrael y esta parashah tiene una enseñanza muy profunda que la Torah nos quiere trasmitir al conectarla con otra historia en la Torah como veremos.

Según el Midrash, Balak no era de linaje real, sino un mero noble, ni era un Moabita nativo, sino un Madianita. Su fama de ser un poderoso héroe de guerra causó que los Moabitas le pusieran como su rey. Él tiene miedo porque sabía lo que Israel había hecho a Sehon, Rey de los Amonitas. O quizás el rey de Moav quiere retomar esa tierra y por eso acude a uno que era conocido como profeta para por medio de el intentar maldecir al pueblo de Israel, para así poder hacer guerra contra él y expulsarlo de la tierra de los Amorreos y retomar ese terreno. Pero cabe notar algo importante y es que Israel no tenían permiso de YHVH para conquistar el territorio de Moav, porque fue dado a los hijos de Lot (Deuteronomio 2:9).

Entonces, ¿Quien o de donde era בִּלְעָם Bilam? Para empezar su nombre significa «no del pueblo.»

וַאֲשֶׁר שָׂכַר עָלֶיךָ אֶת-בִּלְעָם בֶּן-בְּעוֹר מִפְּתוֹר אֲרַם נַהֲרַיִם–לְקַלְלֶךָּ

y porque alquilaron contra ti a Bilam, hijo de Beor de Petor
en MESOPOTAMIA (ARAN NAHARAYIM), para maldecirte.
Deuteronomio 23:4b (5 en el Hebreo)

Bilaam es de la tierra de Abraham y tal vez hasta parentela de Abraham:

…sino que irás a MI TIERRA y a mis PARIENTES,
y tomarás mujer para mi hijo Isaac.
Entonces el siervo tomó diez camellos de entre los camellos de su señor,

y partió con toda clase de bienes de su señor en su mano; y se levantó y fue a MESOPOTAMIA (ARAM NAHARAYIM), a la ciudad de Nacor.
Génesis 24:4, 10

Y es su mismo nombre el que nos dice que siendo del pueblo, no es del pueblo. Pero la otra forma que la Torah nos confirma es por las similitudes que tiene esta historia de Bilam con la vida de Abraham. Esto no es casualidad, esta es la forma que las Escrituras nos enseñan a hacer conexiones. La historia de Bilam esta conectada a la Akedah (la atadura de Isaac): Génesis 22; Números 22:21-35

La primera conexión:
En las dos historias encontramos la misma palabra לֵךְ  “ve”: Gen 22:2; Num 22:20

La segunda y tercera conexión:
En las dos historias se levantan temprano y preparan su asno (aunque en uno es macho y en el otro hembra): Génesis 22:3; Números 22:21:

וַיַּשְׁכֵּם אַבְרָהָם בַּבֹּקֶר וַיַּחֲבֹשׁ אֶת-חֲמֹרוֹ
וַיָּקָם בִּלְעָם בַּבֹּקֶר וַיַּחֲבֹשׁ אֶת-אֲתֹנוֹ

La cuarta conexión:
En las dos historias encontramos dos muchachos: Gen 22:3; Num 22:22:

אֶת-שְׁנֵי נְעָרָיו אִתּוֹ
וּשְׁנֵי נְעָרָיו עִמּוֹ

La quinta conexión:
En las dos historias se presenta el Malaj Yahweh: Gen 22:11; Num 22:22:

וַיִּקְרָא אֵלָיו מַלְאַךְ יהוה
וַיִּתְיַצֵּב מַלְאַךְ יהוה בַּדֶּרֶךְ

La sexta conexión:
En las dos historias encontramos una “visión”: Gen 22:4; Num 22:27:

וַיַּרְא אֶת-הַמָּקוֹם
וַתֵּרֶא הָאָתוֹן אֶת-מַלְאַךְ יהוה

Viendo todo esto, entonces debemos hacerlos la pregunta, ¿Cuál es la conexión entre estas dos historias? O mejor dicho ¿Qué nos quiere enseñar la Torah al relacionarlas? De hecho, se trata de un “reflejo del espejo,” vemos que hay dos cosas opuestas. Aunque en las dos historias vemos “la obediencia,” las razones fueron distintas. Por un lado vemos que Abraham obedeció al Eterno y se levantó por la mañana para cumplir el mandamiento de ofrecer a su hijo en sacrificio. Mientras que Bilam su interés fue el dinero y tal vez su deseo verdadero de querer maldecir al pueblo. Pero encontramos algo más importante en esta historia. Todo esto sucede justo antes de que Israel pase a heredar la tierra prometida. En otras palabras cuando la Torah nos conecta esta historia de Bilam con la de Abraham, es porque llego el cumplimiento de la promesa hecha a él.

Siendo que la Torah es profética, esta historia tiene una enseñanza para nosotros. Al igual que Israel nos encontramos muy cerca a heredar la tierra prometida. En esta historia vemos la enemistad entre un mismo pueblo, originada desde el principio, entre hermanos. No es casualidad que un hijo de Beor reino en Edom:

Bela, hijo de Beor, reinó en Edom; y el nombre de su ciudad era Dinaba.
Génesis 36:32

Y es por eso que todo el que no acepte el retorno de Israel a la tierra, el que tiene sentimientos antisemitas, claramente pertenece al otro bando, es decir al enemigo. Y esto no es sorpresa que dentro de los mismos creyentes y personas que dicen creer en el Eterno haya este sentimiento. Así, claramente este odio entre hermanos, está representado por Ya’akov (Israel) y Esav (Esau-Edom). Algo que continuara hasta la venida de Mashiaj,

Shabbat Shalom!
Morah Mariela Perez-Rosas

Ministerio "Yeshua Shemi" Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8