17 de Elul, 5779

"Mi nombre es Yeshua" Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:21)

Septiembre 17, 2019

Echar Suertesabril 28, 2019 | Regresar a Artículos


En las Escrituras encontramos varias ocasiones del uso de lo que nos han traducido como “suertes.” Por supuesto que para nosotros esta palabra tiene un contexto negativo porque
nos suena a “juegos de azar,” y porque entendemos que “la suerte” no existe, ¿o sí?
Vemos varias ocasiones en que se ha determinado un evento echando suertes:

-En la historia de Jonás: Jonás 1:7
-En la repartición de la tierra de Israel: Números 26:55
-Para vivir en Jerusalén: Nehemías 11:1
-Para la destrucción de los Judíos: Ester 9:24
-Para escoger el reemplazo de Judá: Hechos 1:26
-También la hicieron los Romanos con las ropas de Yeshua: Mateo 27:35

La realidad es que para los antiguos la influencia de los dioses era siempre decidida con este tipo de práctica, es decir como por sorteo. La palabra Hebrea para «suerte» es la palabra גּוֹרָל Goral (Str#1486) y la encontramos en varios pasajes, como por ejemplo:

Tú, Señor, eres mi porción y mi copa;
    eres Tú quien ha afirmado MI SUERTE (GORALI).

Salmo 16:5

El echar SUERTE (GORAL) pone fin a los litigios
    y decide entre las partes en pugna.

Proverbios 18:18

Podemos ver que hasta la vida misma pareciera una suerte, por las diferentes situaciones que le toca vivir a cada persona. Los rabinos entienden que cada persona que pasa por una situación específica es porque eso necesitaba para formar su neshamah (alma, carácter).

Pareciera que lo que nos sucede en la vida es un «azar.» Sin embargo, yo estoy convencida que todo lo que vivimos es por un efecto que se le puede llamar “efecto domino.” ¿Por qué? Porque El Eterno visita la maldad de los padres sobre los hijos. Y a veces no nos damos cuenta, pero hemos sido nosotros mismos los que hemos causado nuestras propias circunstancias, o las hemos heredado por causa del pecado de nuestros ancestros.

Pero Gloria sea al Padre que en nuestro Mashiaj todo empieza de nuevo. Ya no nos persigue la maldad de nuestros padres y aunque a veces sentimos las consecuencias de nuestros propios pecados, no hay nada que El no pueda sanar, restaurar, arreglar:

Por lo tanto, si alguno está en Mashiaj,
es una NUEVA CREACIÓN (BRIYAH JADASHAH), 
las cosas viejas pasaron;
HE AQUÍ SON HECHAS NUEVAS
(HINEH, HAKOL NAASO JADASHOT).
Y todo esto procede de Elohim, quien nos reconcilió consigo mismo
por medio de Mashiaj, y nos dio el ministerio de la reconciliación;  
a saber, que Elohim estaba en Mashiaj reconciliando al mundo consigo mismo,
no tomando en cuenta a los hombres  sus transgresiones,
y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación.
2 Corintios 5:17-19

Así, gracias a Mashiaj toda nuestra vida sera manejada bajo supervisión divina. Estamos confiados en sus manos porque sabemos y entendemos que:

Y sabemos que a los que aman a Elohim, todas las cosas les ayudan a bien,
esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
Romanos 8:28

Shalom ubrajot (paz y bendiciones)
Morah Mariela Perez-Rosas

Ministerio "Yeshua Shemi" Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8