10 de Kislev, 5780

"Mi nombre es Yeshua" Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:21)

Diciembre 8, 2019

El Muro de los Lamentosjulio 28, 2019 | Regresar a Artículos


Casi todas las personas que viajan a Israel y visitan Jerusalén van al muro a poner sus peticiones de oración. Por supuesto está el otro lado de las personas que lo ven como idolatría
o sin sentido. Y es que esas personas no entienden al pueblo Judío, ni tampoco tienen conocimiento de las tradiciones, pero sobre “de donde salen las tradiciones.”

En el Hebreo se le conoce como  הכותל המערבי          HaKotel  HaMa’aravi (Muro Occidental).
La Santidad del Muro se debe a su proximidad con el área del Templo.

El Kotel aunque no era parte del Templo Sagrado en sí, fue parte del muro de contención del Monte del Templo que Herodes el Grande construyó en el siglo I a. C. cuando amplió  el Monte del Templo y lo renovó.

Cuando los Romanos destruyeron el Templo en el año 69 EC, este muro no fue destruido.
Y casi dos mil años después, el muro sigue en pie. De la parte visible del muro, solo las siete capas inferiores de piedras, que consisten en piedras grandes con bordes dentados, datan del proyecto de Herodes. La siguiente sección, que consta de cuatro capas de piedras más pequeñas y sencillas, data del período Bizantino. La siguiente capa fue agregada en algún momento después de la conquista Musulmana en el siglo séptimo, y la capa superior se agregó en el siglo XIX, pagada por el famoso filántropo y financiero Británico Sr Moses Montefiore.

Los Judíos a lo largo de los siglos han visitado el Muro Occidental para ofrecer oraciones en este lugar santo por ser considerado como  el punto más cercano a la “Puerta del Cielo,” y porque según ellos la Shekinah (Presencia Divina) nunca dejo el Muro.

La palabra KOTEL en el Hebreo solo se presenta una vez en las Escrituras:

Mi amado es semejante a una gacela o a un cervatillo.
He aquí, se detiene detrás de NUESTRO MURO (KOTLENU),
mirando por las ventanas, atisbando por las celosías.
Cantares 2:9

Y como para los sabios de Israel Cantares es un libro del amor del Eterno por su novia Israel, ellos deducen de este pasaje de Cantares que la Shekinah nunca dejo el muro.

Pero también hay otra palabra para referirse al MURO o PARED del Templo, la palabra
קִיר  KIR:

Colocó los Querubines en medio de la Casa Interior;
las alas de los Querubines se extendían de modo que el ala del uno tocaba 
una PARED (KIR) y el ala del otro querubín tocaba la otra PARED (KIR).
Sus otras dos alas se tocaban ala con ala en el centro de la casa.
1 Reyes 6:27

Y como dije al principio, la práctica de ORAR EN EL MURO para encontrar respuesta a una oración lo encontramos en las mismas Escrituras:

וַיַּסֵּב חִזְקִיָּהוּ פָּנָיו אֶל-הַקִּיר וַיִּתְפַּלֵּל אֶל-יהוה

Entonces Ezequías volvió su rostro hacia LA PARED (HA’KIR) y oró al Señor.
Isaías 38:2

Porque la piedra clamará DEL MURO (MI’KIR),
y la tabla del enmaderado le responderá.
Habacuc 2:11

Ahora podemos entender porque el pueblo Judío tiene tanta reverencia al Kotel, no solo por ser el lugar mas cercano donde se encontraba el Templo Sagrado, sino que las mismas Escrituras nos dicen que allí El Eterno escucha y sana.
Baruj HaShem!

Shalom ubrajot,
Morah Mariela Perez-Rosas

Ministerio "Yeshua Shemi" Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8