20 de Tamuz, 5780

"Mi nombre es Yeshua" Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados. (Mateo 1:21)

Julio 12, 2020

Miketz מִקֵּץdiciembre 25, 2019 | Regresar a Parashot


Toráh: Génesis  41:1 – 44:17
Haftaráh: 1 Reyes 3:15-41
Brit Jadasháh: Romanos 10:1-3

Sefer Bereshit contiene 50 capítulos, de los cuales 11 están dedicados a la vida de Yosef. Y hay un tema que se repite mucho en la historia de Yosef, los sueños. Vemos que Yosef sueña, luego el copero y el panadero, y por ultimo Faraón.

En la antigüedad, los sueños eran vistos como un portal o ventana a lo sagrado, al pasado o al futuro o incluso al mundo de los muertos. En el sentido espiritual los sueños pueden contener las metas de un ser humano. Los sabios también dicen que no todos los sueños son proféticos, sino que por la caída de Adam, el hombre dejo el camino de la integridad y nuestras mentes se llenaron de deseos sin sentido, y pensamientos inútiles, por lo que nuestros sueños se convirtieron más en desechos que en verdad. Pero también dicen que un sueño puede tener varios significados, por lo que un sueño no interpretado es como una carta no leída. Pero lo más importante que tiene que ver con los sueños, es que reflejan o pueden detectar el potencial de las cualidades internas del alma que se reflejan en el sueño.

Así la vida de Yosef fue marcada por el potencial que el tenia, no solo por sus propios sueños, sino la interpretación que el diera a los sueños de Faraón lo llevaron a la posición que tuvo en Egipto. Los sueños que el tuvo, primero las gavillas y después el sol, la luna y las estrellas se interpretaron como que su familia se postraría ante el, algo que realmente sucedió cuando los hermanos fueron a Egipto a comprar el grano. Pero como la Torah tiene varios niveles de interpretación, tal vez los sueños de Yosef nos quieren trasmitir algo mas, ya que cabe señalar que la madre de Yosef ya había muerto. Pero si entendemos que el Sol, la Luna y las Estrellas fueron puestas en los cielos para marcar los Moadim (Fiestas) del Eterno, no debe sorprendernos que tres de esas Fiestas son de presentación de Primicias.

De allí que los sueños de Yosef tienen un solo significado, gritan Moadim! Los sueños de Faraón eran una conexión a restaurar la familia de Yaakov a buena salud, es decir poder ser alimentados en tiempos de hambruna. Y por supuesto, el Siete nos habla de los Siete Moadim del Eterno. Lo más increíble es que en el sueño, las siete espigas no vienen de siete diferentes espigas sino de “una misma”:

 וַיִּישָׁן וַיַּחֲלֹם שֵׁנִית וְהִנֵּה שֶׁבַע שִׁבֳּלִים עֹלוֹת בְּקָנֶה אֶחָד–בְּרִיאוֹת וְטֹבוֹת

pero se durmió de nuevo, y soñó la segunda vez:
Siete espigas llenas y hermosas crecían EN UNA SOLA CAÑA (BE’KANEH EJAD). 
Génesis 41:5

Al igual que la Menorah que tiene Siete Brazos pero salen de un mismo tronco, no es casualidad que encontramos la misma palabra:

כַּפְתֹּרֵיהֶם וּקְנֹתָם מִמֶּנָּה יִהְיוּ כֻּלָּהּ מִקְשָׁה אַחַת זָהָב טָהוֹר

Sus manzanas y sus BRAZOS (CAÑAS: KENOTAM)
serán DE UNA PIEZA (MIKESHAH AJAT),
todo ello una pieza labrada a martillo, de oro puro.
Éxodo 25:36

Pero las Cañas también representan algo mas, son vistas como una CAÑA PARA MEDIR:

Me llevó allí, y vi que había un hombre,  cuyo aspecto era como el aspecto del bronce.  Tenía un cordel de lino en la mano y una
CAÑA DE MEDIR (KENEH HAMIDAH),
y él estaba de pie junto a la puerta.
Ezequiel 40:3

Entonces me fue dada una CAÑA (KANEH)
semejante a una VARA DE MEDIR y se me dijo:
Levántate y mide el Templo de Elohim y el altar y a los que adoran en él.
Apocalipsis 11:1

En otras palabras los Siete Moadim son una CAÑA DE MEDIDA de un año, de la misma forma que los seis días y el Shabbat mide una semana. Así, la congregación de Yaakov es medida de acuerdo a la obediencia a la Palabra. Yosef tomo “medidas,” y almaceno el grano durante siete años:

“Los Egipcios diezmaron 20% en tiempos de abundancia, contribuyendo al Tesoro de la Palabra en los almacenes de la ciudad como un esfuerzo unido,
una asamblea, en lugar de que cada hombre guarde en su casa.”
Hollisa Alewine

En otras palabras el 20% representa el diezmo por cada persona y el diezmo como congregación. Pero también es visto como el diezmo para este mundo, como para el venidero. La mayoría de los creyentes no han entendido lo que significa devolverle al Eterno lo que le pertenece. Algunos lo dan porque piensan que de esa forma serán bendecidos y aunque eso es cierto, devolverle al Eterno es como ahorrar en las Arcas Celestiales para los tiempos difíciles y de hambruna.

De hecho el mismo nombre de la Parashah, MIKETZ, nos conecta a la ofrenda de Caín que no fue aceptada, por cuanto el no presento Bikkurim al Eterno, ya que era el tiempo DEL FIN (KETZ) de la cosecha y la de Abel si fue aceptada porque trajo lo mejor de su ofrenda:

וַיְהִי מִקֵּץ יָמִים וַיָּבֵא קַיִן מִפְּרִי הָאֲדָמָה מִנְחָה–לַיהוה

Al FIN DE LOS DÍAS (MIKETZ YAMIM) Cayin
trajo del fruto de la tierra ofrenda a YHVH. 
Génesis 4:3

Los siete años de bendición representan a Sukkot, la Eternidad. Así como los siete del sueño de Faraón, Yosef experimento una era de Sukkot fructífera engrandecida trayendo doble diezmo, el quinto, 20%, en un sentido también el cumplimiento de sus propios sueños. Las dos cosas más difíciles para el creyente (que demuestra lo que hay en su corazón), es lo que hace con su tiempo y su dinero. La forma de prepararnos para la tribulación, no es solo estudiando la Palabra sino devolviéndole al Eterno.

Shabbat Shalom!
Morah Mariela Perez-Rosas

Ministerio "Yeshua Shemi" Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8