¿Puede la Mujer Enseñar?

 

 

En estos tiempos de  restauración de todas las cosas, hay muchas mujeres, como yo, que en nuestro encuentro maravilloso con nuestro Mashiaj, nos hemos preparado y El Eterno ha puesto en nuestro corazón el deseo de edificar y enseñar a los creyentes, sobre todo a preparar a esa novia sin arruga y sin mancha para presentarse ante nuestro Mashiaj.

 

Pero tristemente hay mucha oposición a las mujeres que enseñan y la mayoría usan el siguiente pasaje:

 

Las mujeres guarden silencio en las iglesias,

 porque no les es permitido hablar,

 antes bien, que se sujeten como dice también la ley.

Y si quieren aprender algo,

 que pregunten a sus propios maridos en casa;

porque no es correcto que la mujer hable en la iglesia.

1 Corintios 14:34-35

 

El problema que tienen muchos es que han hecho “teología” de las cartas Paulinas. Las cartas de Shaul (Pablo) eran cartas de consejo, llamamiento de atención a las kehilot, por el problema o la situación que atravesaba cada una de ellas. No son cartas doctrinales ni mucho menos aplican a todas las Kehilot.

 

Estas personas que tienen problema que una mujer enseñe, se olvidan que El Eterno nunca ha hecho acepción de personas. Son las mismas Escrituras que nos muestran que muchas mujeres fueron usadas por El Eterno y hasta hubo una que Juzgo a Israel, Devorah: Jueces 4:1-10

 

Y también encontramos que hubo profetizas, de hecho en el Judaísmo ellos consideran como profetizas a 7 mujeres: Sarah, Miryam, Devorah, Jannah, Avigayil, Julddah y Ester.

 

El Talmud dice que la Profeta Julddah era pariente del profeta Jeremías y que era descendiente de Yehoshua Ben Nun (Josué), de la Tribu de Efraím. Siendo el mismo Jeremías también descendiente de Yehoshua por su lado materno. La profeta Julddah profetizo en los tiempos del Rey Josías, al mismo tiempo que el profeta Jeremías y Sofonías (Meguillah 14b).

 

De hecho el Midrash dice que Jeremías profetizaba en las calles de Jerusalén, Sofonías daba su mensaje en las Sinagogas y Julddah tenía un Beit Midrash para mujeres en Jerusalén donde enseñaba la Palabra del Eterno (Pesikta Rabbati Cap. 26).

 

Recordemos que el Rey Josías fue el autor de una gran restauración y el Talmud dice que el joven rey Josías actuó con sabiduría porque tuvo grandes maestros, al Sacerdote Hilcías, al profeta Jeremías, al Escriba Safán, a Salum y a Julddah quien lo cuido desde que era pequeño: 2 Reyes 22

 

Claramente vemos con El Eterno no hace acepción de personas y tanto un hombre como una mujer puede ser utilizado por El para enseñar sus Palabras y para guiar a las personas a hacer Teshuvah.

 

En el Brit Jadashah también encontramos mujeres que sirvieron y enseñaron y hasta profetas:

 

Al otro día, saliendo Pablo y los que con él estábamos,

fuimos a Cesarea; y entrando en casa de Felipe el evangelista,

que era uno de los siete, posamos con él.

Este tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban.

Hechos 21:8-9

 

Y un Shabbat salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido. Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba al Eterno, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos.

Hechos 16:13-15

 

Lo que muy pocas personas conocen o entienden es el hecho de que en una ciudad cuando no había Sinagoga, era costumbre reunirse junto al rio para oración y el estudio de la Torah. Claramente vemos que esta Lidia era la líder de esa comunidad y Pablo no tuvo ningún problema en quedarse con ella en su casa.

 

Saludad a los hermanos que están en Laodicea,

también a Ninfas y a la iglesia que está en la casa de ella.

Colosenses 4:15

 

Ruego a Evodia y a Síntique,

que sean de un mismo sentir en el Señor.

 

Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel,

que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos,

cuyos nombres están en el libro de la vida.

Filipenses 4:2-3

 

Claramente vemos por el mismo Brit Jadashah que hubo muchas mujeres que predicaron las Besorah, que servían y enseñaban. Y es por eso que Rav Shaul dice claramente:

 

Porque todos los que habéis sido bautizados en Mashiaj, de Mashiaj

 estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego;

no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer;

 porque todos vosotros sois uno en Yeshua HaMashiaj.

Gálatas 3:27-28

 

 

Morah Mariela Perez-Rosas

Ministerio Yeshua Shemi

 

 

 

 

 

Ministerio "Yeshua Shemi"
Comprometidos a enseñar las escrituras desde una perspectiva Hebrea.

"Porque la hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre"
Isaias 40:8

 
 
© 2006 Yeshua Shemi, All Rights Reserved. // Design & Development by